29 years of experience

Cambio climático suma retos para la agricultura mexicana

La posición y elementos geográficos del territorio mexicano hacen que el país sea especialmente vulnerable a los efectos del cambio climático. Esto lo hace notar el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático en su último reporte bienal ante la convención macro de las Naciones Unidas sobre el cambio climático. De igual forma, el INECC señala que en los próximos veinticinco años, la participación en el territorio nacional puede disminuir hasta un 10% y las temperaturas aumentar entre 1 y 1.5 grados Celsius. Entre los cambios también podrán observarse un aumento de sequía en algunas partes del país, en comparación con un aumento de lluvias en otros lugares.

Dichos cambios en el clima general del país comienzan a tener efecto en la agricultura mexicana, que debería duplicar su producción dentro de los mismos veinticinco años para suplir la demanda. Esto resulta preocupante si el INECC prevé también una disminución significativa del maíz para el 2050.

Para contrarrestar los efectos del cambio climático en la agricultura resultaría beneficioso optar por una postura más preventiva tanto en la producción como en el control de plagas, pues hasta ahora los agricultores mexicanos han optado por una postura reactiva ante los problemas que se han ido presentando. Del mismo modo ha funcionado generar una demanda estratégica a la producción mexicana como lo fueron los aguacates para el Superbowl 2015 y 2016.